viernes, 18 de septiembre de 2009

Cadena epidemiológica

Patogenicidad de los microorganismos

La patogenicidad es la capacidad que tienen los microorganismos para penetrar en el huésped y producir una infección o enfermedad, todo ello mediante un proceso. Primero; el microorganismo invade al huésped y produce una infección; segundo, si la infección causa alguna lesión, entonces, se produce una enfermedad. Por otro lado, el grado de patogenicidad se denominará virulencia.

La patogenicidad de un microorganismo se ve influida por la capacidad del huésped para resistir la infección con mecanismos de defensa, si en esta interacción de microorganismo-huésped los factores de virulencia dominan sobre los mecanismos de defensa, entonces, se produce una infección y enfermedad. De lo contrario, si dominan los mecanismos de defensa sobre los factores de virulencia el resultado es que no se producirá ni infección, ni enfermedad. De tal manera, se observa en el siguiente cuadro:




Las enfermedades infecciosas causadas por microorganismos se clasifican en dos grandes grupos, según su mecanismo de actuación: infecciones e intoxicaciones.

· Infecciones o enfermedad infecciosa: es causada por alguna lesión donde haya presencia y multiplicación del microorganismo en los tejidos, por ejemplo, el estafilococos aureus causa infección piogénicas, es decir, que existe formación de abcesos que son el resultado de la multiplicación de dicha bacteria en los tejidos que actúa produciendo enzimas destructoras.

· Intoxicaciones: es la entrada de toxinas que son producidas por microorganismos, las cuales serán las causantes de la enfermedad, por ejemplo, el botulismo, el cual es producido por la ingesta de alimentos que se encuentren contaminados por Clostridium Botulinum y cuando estos crezcan liberaran la
toxina botulínica causando enfermedad.


Microflora Normal


Los microorganismos viven relacionados con los seres vivos, este tipo de relación se denomina simbiosis y los seres vivos que la realizan se denominan simbiontes. Hay tres tipos de relaciones simbióticas: parasitismo, mutualismo y comensalismo.

La microflora o microbiota normal es el ecosistema en el que se encuentran asociados los microorganismos simbióticos y los sistemas anatómicos como la piel, el tubo digestivo, el sistema respiratorio, el sistema urogenital y el sistema conjuntivo.


En el ser humano, en un inicio el feto está libre de bacterias y microorganismos, cuando este nace empieza la colonización de microorganismos de forma progresiva, ya que
se produce una inoculación oral a partir de la flora vaginal y gastrointestinal de la madre, y se origina un tipo de flora inicial. Después, viene el efecto de la dieta, que determina un predominio de bífidobacterias en los lactantes alimentados al pecho y flora diversa en los que reciben fórmula. Por último, con el destete se produce una flora de transición y un paso paulatino hacia la flora del adulto, la que está influenciada por factores intrínsecos (secreciones dentro del intestino) y extrínsecos (envejecimiento, dieta, estrés, etc.)



Beneficios de la microflora normal:

· Desarrollo del sistema inmune: la microbiota normal intestinal mantiene en un estado basal de activación al sistema inmune del hospedero para mantener una defensa adecuada contra microorganismos potencialmente patógenos.

· Interferencia bacteriana: las bacterias de la biota normal producen ciertos ácidos debido a su metabolismo fermentativo, el cual inhibirá el crecimiento de patógenos y la infección del hospedero.

· Producción de nutrientes: vitaminas del complejo B y vitamina K.

Colonización de la microbiota en algunas partes del cuerpo humano

· Piel: como en la axila, las manos, la cara, los brazos, entre otros. La
colonización de bacterias varía dependiendo las condiciones de pH, temperatura y presencia de lípidos cutáneos.

· Cavidad oral: la microbiota oral está involucrada con la formación de lesiones cariosas y la enfermedad periodontal.

· Aparato digestivo: la microbiota normal coloniza normalmente el intestino grueso y el colon.

· Sistema urogenital: en la vagina de una mujer adulta hay mayor cantidad y variedad de bacterias que en la de un hombre.

Infección

La infección como ya se mencionó, anteriormente, es la causa de una multiplicación de bacterias en una determinada zona del tejido lesionado. Este proceso se ve determinado por diversas fases como la adherencia, la colonización y la penetración. Cada uno de ellos, serán explicados a continuación:

La adherencia: el microorganismo se fija en los tejidos del huésped gracias a las fimbrias.

La colonización: el microorganismo ya adherido, se multiplica para su supervivencia.

La penetración: el microbio invade los tejidos produciendo factores de diseminación los cuales infectan los espacios intercelulares.

Los seres vivos pueden adquirir los microorganismos infecciosos por diferentes vías: vía inhaladora (de una persona a otra, al toser, por ejemplo); por transmisión intraparto (la madre transmite al recién nacido a través del canal del parto, esta infección se denomina: infección neonatal); por ingesta de alimentos y agua; fomites (objetos inanimados que sirven para transmitir un agente infeccioso como los peines, vasos, cubiertos, etc.) y los vectores (animales que transmiten agentes infecciosos al hombre, como los mosquitos, las garrapatas, entre otros).


Enfermedades infecciosas

Estas enfermedades son el resultado de la interacción entre el hospedero humano, los microorganismos y el medio ambiente. Desencadenando así, un daño en los tejidos que ocasiona manifestaciones clínicas. Si esta enfermedad produce síntomas es considerada una enfermedad infecciosa Este resultado del que se habla depende de las defensas innatas o adquiridas del hospedero. En el siguiente cuadro se observa la interacción entre los tres componentes mencionados causantes de una infección.


Vías y mecanismos de transmisión de enfermedades

El ciclo de transmisión de un agente infeccioso consta de la multiplicación y la eliminación del mismo en un periodo de tiempo. Las formas en que el agente infeccioso se transporta de la puerta de salida hasta la entrada de un nuevo huésped se denominan los mecanismos de transmisión y la forma de contagio de estos mecanismos se dan a partir de las vías.

Las vías de transmisión son:

1. Vía directa: al haber contacto inmediato del agente infeccioso entre el hospedero sano y el enfermo, este contacto puede ser sexual o exposición directa del tejido susceptible ante el agente infeccioso.



2. Vía indirecta:

· Mediante objetos o materiales contaminados como instrumentos quirúrgicos, bebederos, etc.

· Transmisión por vectores, es decir, animales invertebrados que son capaces de transmitir la infección desde la fuente de infección hasta el huésped. Este tipo de transmisión pueden ser de distintas formas como:

Forma mecánica: cuando el agente infeccioso es transportado por el artrópodo sin que haya multiplicación del agente.



Forma biológica: cuando el agente infeccioso ha realizado su ciclo biológico en el artrópodo antes que se haya transmitido al huésped.

· Transmisión por aerosoles: cuando se sufre algún tipo de enfermedad respiratoria, al estornudar, se liberan 70,000 gotitas de aerosoles, este mecanismo permite que el agente (suspendidos en el aire en forma de gotitas) sean la fuente de contagio.


· Transmisión por agua y por alimentos: esta vía es la que causa epidemias con mas graves consecuencias y es de rápida diseminación.

Prevalencia e incidencia de las enfermedades

La prevalencia es el número de casos tanto antiguos como recientes de una determinada enfermedad existente en una población. Existen dos tipos de prevalencia: la prevalencia de período y la prevalencia puntual.

· La prevalencia puntual: es el número de casos (proporción de individuos de una población) de una enfermedad que están enfermos en un momento concreto.

· La prevalencia de período: al igual que la prevalencia puntual, es el número de casos de una determinada enfermedad pero en un intervalo de tiempo, por ejemplo, un año.

Cabe resaltar que la prevalencia no mide la frecuencia. Por otro lado, la incidencia de una enfermedad es la cantidad de personas que desarrollan una enfermedad en un periodo de tiempo como también los nuevos casos de enfermedad o de individuos que enferman.En resumen, la prevalencia es el número de casos nuevos y antiguos de una enfermedad y la incidencia es el número de casos recientes.

Mortalidad y morbilidad de las enfermedades

La mortalidad es el índice o número de muertes de una población en un tiempo determinado. Las tasas de mortalidad sirven para medir la gravedad de la enfermedad y ayudan a determinar si el tratamiento de una enfermedad es más eficaz con el tiempo.


La morbilidad es el conjunto de enfermedades, es decir, el número proporcional de personas que enferman en una población en un tiempo determinado.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada